#chocolateconhistorias

Receta de alfajores de chocolate argentinos

Ene 11, 2023 | Chocolates

Los alfajores de chocolate son una de las debilidades más grandes de los amantes de las cosas dulces. Rellenos de dulce de leche o de frutas finas, con cobertura de chocolate blanco, negro o semi amargo, glaseados o rellenos con mousse.

En realidad, no importa tanto su formato, porque el alfajor es un pequeño placer cercano y cotidiano que simplemente disfrutamos todos. Pero ¿sabías que su origen se remonta a siglos atrás?

Así es: el alfajor argentino es “pariente” de un postre andaluz que lleva el mismo nombre y que emigró a nuestra tierra allá por el siglo XIX. El alfajor andaluz generalmente se realiza a partir de una pasta de almendras, nueces y miel, al igual que muchos otros dulces tradicionales como el turrón o el mazapán.

Sin embargo, cuenta la historia que antes de llegar a España ya se consumía en Arabia hace unos 700 años atrás. Por aquel entonces no se le llamaba alfajor, sino al-hasú que significa “relleno”. Fue precisamente este dulce el que luego de un tiempo sirvió de inspiración para crear al alfajor iberoamericano, ya que los colonizadores lo llevaban como suplemento alimenticio en los barcos.

La palabra al-hasú fue variando con el tiempo, hasta convertirse en alfajor con todas las letras. Una vez en tierras argentinas, la fórmula árabe se combinó de manera particular con el chocolate y por supuesto con el dulce de leche.

En Argentina el mercado de los alfajores es enorme. Es una obsesión nacional que abarca a todas las edades: las estadísticas dicen que los argentinos comen 70 unidades de esta golosina redondita y bañada en chocolate, por segundo.

De hecho, hace más de 24 años, más precisamente desde 1989, que se celebra en la localidad de La Falda, Córdoba, la fiesta nacional del alfajor. En ella participan 80 expositores de todo el país, se realizan masters de repostería, shows de cocina en vivo y hasta se imparten clases magistrales de cocina. Claro que también se elige al alfajor más rico del año.

Hoy en día existe una enorme industria del alfajor, y dentro de ese universo sobresalen las versiones gourmet con materias primas de alta calidad y técnicas de pastelería europea. El alfajor está tan metido en el ADN de los argentinos que no sería exagerado ponerlo al mismo nivel del tango o del asado. ¿Estás de acuerdo?

Ahora que ya conocemos el origen y un poco de la historia de esa gran debilidad del paladar nacional que es el alfajor de chocolate, es momento de ponernos manos a la obra. Hacerlo en casa puede ser una opción súper entretenida y muy tentadora. ¿Se animan?

Receta para hacer alfajores de chocolate

Receta para hacer alfajores de chocolate

Para el baño se necesita: chocolate cobertura semi amargo 250 gramos, manteca de cacao de 60 a 80 gramos. Para el relleno: ron y dulce de leche la cantidad que sea necesaria. Para la masa: miel 50 gramos, almidón de maíz (más popularmente conocido como Maizena) 100 gramos, harina cuatro ceros entre 400 a 500 gramos, manteca 200 gramos, extracto de malta 40 gramos, azúcar 200 g bicarbonato de amonio 5 gramos. Bicarbonato de sodio 5 g, cacao amargo 20 g, huevos 2 unidades y agua aproximadamente 50 centímetros cúbicos.

Antes de seguir, compartimos un dato para tener en cuenta: el bicarbonato de amonio se puede sustituir por el bicarbonato sódico en casi todas las recetas, pero el resultado nunca será exactamente el mismo.

Aunque este último también permite obtener masas aireadas que suben en el horno, si no lo usas, la textura, el sabor y el acabado será diferente. Además, probablemente obtengas una conservación menor. Ah ¿dónde se puede conseguir? En dietéticas y en tiendas de cotillón. ¿seguimos?

Paso a paso para hacer alfajores de chocolate

Para comenzar, en una batidora con lira blanqueamos la manteca con el azúcar y la miel. Perfumamos con la ralladura de una naranja y un limón, agregamos esencia de vainilla y una pizca de sal fina.

Incorporamos los huevos y seguimos batiendo. Tamizamos la harina, la fécula de maíz, el cacao amargo, el polvo de hornear y el bicarbonato de amonio. Incorporamos los secos tamizados al cremado y trabajamos la masa hasta que haya tomado una consistencia homogénea.

En este punto, no tengas miedo: conviene terminar de unir todo con las manos, para darle forma. Ahora queda una cosa: dejar enfriar. Una vez que tengas la masa fría, estirala hasta obtener 5 mm de espesor. Cortar las tapas de 5 centímetros de diámetro y listo.

Ahora sí llegó el momento de la verdad: llevamos a horno precalentado a 180°C durante 10 minutos. Retiramos, dejamos enfriar y, luego por supuesto, unimos las tapas con dulce de leche previamente aligerado con ron. Bañamos con chocolate para alfajores, derretido a baño maría. Dejamos templar a temperatura ambiente y almacenamos por unas horas antes de consumir.

Cuando los alfajores estén listos y retires la bandeja del horno, no los toques inmediatamente. Siempre es conveniente dejar pasar al menos unos 5 minutos para que la masa tome la consistencia correcta y recién allí trasladar a la rejilla para que se terminen de enfriar completamente.

Un dato más: si vas a resistir la tentación conviene guardar algunos alfajores sin rellenar, en un recipiente hermético, para que así duren más tiempo.

Alfajores de chocolate Abuela Goye

Alfajores de chocolate Abuela Goye

Embarcarse un fin de semana y hacer alfajores de chocolate caseros puede ser una aventura diferente para cortar con la rutina. Pero si en cambio preferís deleitarte con una de las variedades de alfajores de chocolate preferidos por todos los argentinos entonces, no te vayas, porque aún nos queda hablar sobre los alfajores artesanales.

Abuela Goye es sinónimo de chocolates y dulzuras premium. Dentro de ese universo lleno de calidez, detalles y creaciones sofisticadas y exclusivas encontramos 6 variedades de alfajores. Están los alfajores blancos rellenos de dulce de leche o frutos del bosque, alfajor glaseado relleno de dulce de leche, semi amargo, relleno de frambuesa o con mouse.

El proceso de los alfajores glaseados merece un párrafo aparte. ¿Por qué? Porque la versión glaseada de los alfajores rellenos de dulce de leche Abuela Goye, se realiza de manera 100% artesanal, es decir, hecha completamente a mano.

Conclusión

Cuando se tiene verdadero amor por el chocolate, elaborar productos de manera artesanal requiere una dedicación especial y una paciencia de oro. Y los alfajores de chocolate argentinos no son la excepción.

Conocer el origen, comprender los rituales que se practican y el amor que implican los procesos de elaboración, nos lleva a entender por qué el alfajor en todas sus variedades, es la gran debilidad del paladar nacional. ¿Y vos qué opinás? ¿Tenés un favorito?

Comparte este artículo en:

Contacto

2 + 8 =

0 comentarios

Post relacionados

¿Cuál es el origen del chocolate?

¿Cuál es el origen del chocolate?

De dónde proviene el chocolate que disfrutamos Según cuenta la leyenda, el chocolate tiene su origen en México, donde el dios Quetzalcoatl le regaló el árbol de cacao a los hombres. La historia cuenta que el Dios Tolteca de la vida, le robó el...

Top 5 de Chocolaterías en Bariloche

Top 5 de Chocolaterías en Bariloche

Que el chocolate de Bariloche es el más rico y famoso de todo el país es innegable. Eso lo sabe todo el mundo. Ahora la pregunta más importante y en todo caso más útil, debería ser entonces ¿dónde conseguirlo? Para eso creamos este fabuloso Top 5...